¡Con be de burro?

Hace muchos muchos siglos, y por influencia del latín, en el español primitivo los hablantes diferenciaban claramente la pronunciación de be (b) y uve (v). Sin embargo, en la época medieval empezó a desaparecer dicha distinción; prueba de ello son las abundantes muestras que se han hallado en la escritura de muchas palabras en las que se confundía el uso de dichas letras. […]