¡Compártelo en tus redes sociales!

Todo inicio es difícil, pero al mismo tiempo emocionante. Supone renuncia, esfuerzo, cambio, horas, crecimiento, estudio, constancia, tolerancia, humildad… 

Estoy acostumbrada a hablar cara a cara y –cada vez más– a hacerlo también por estos medios. Pero he de confesarles que hasta hace muy poco me parecía terriblemente frío “ver” a mis interlocutores a través de la pantalla; la misma palabra blog no me hacía feliz… ¡y ni qué decir de bloguero/ra! Pero a fuerza de encontrarme con estos sustantivos en el diccionario, he llegado a tenerles aprecio.

Visto así, como un diario personal, un blog se presiente íntimo, sincero y cálido. Y aquí me tienen, haciendo pinitos como bloguera. Pretendo conversar con ustedes principalmente sobre asuntos de lenguaje y educación; pero no solo lo que a mí se me ocurra, sino lo que ustedes quieran sugerir. Porque de eso se trata, ¿verdad?… de generar una conversación, no un monólogo. 

 

Comments

  1. Francisco Berridi Gallegos

    Felicidades y suerte en esta aventura que a mi entender se pierde la delicia que es vivir la experiencia de tenerte frente al grupo compartiendo tu enormes recursos académicos y sobre todo humanos, con una sencillez difícil de creer, aunque reconozco que por estos medios modernos se incrementa la frecuencia de contacto, valga una cosa por la otra.

    Saludos con el afecto de siempre

  2. Alba Leal

    A mí me parece maravilloso que incursiones en el mundo de los blogueros porque son un forma inmediata de comunicación. Abrazos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *